domingo, 14 de junio de 2015

Analizando mi red profesional

Lo primero que llama mi atención en la representación de mi red es que mi relación y comunicación con todos los docentes de mi centro de trabajo no es igual, al principio creí que dependía del área a la que pertenecían, pero ahora lo veo diferente, creo que depende más a la coordinación académica a la que pertenecen, pues en función de ello y mi relación con la coordinadora académica es la cercanía que tengo con los profesores. Por poner un ejemplo, con los docentes de matemáticas, la coordinadora me incluye en sus reuniones, me agregó en un grupo de WhatsApp y de manera personal ambas nos tenemos en Facebook, así que cuando publica para ellos yo me entero de lo que sucede. En cambio en la coordinación académica de educación especial y educación física y deporte, el único contacto que tengo con ellos es por correo electrónico o físicamente.

Mi función principal como asesora pedagógica es estar en contacto con los docentes para ayudarles en su práctica, pero de manera indirecta también tengo relación con los estudiantes, por ejemplo cuando estos vienen a quejarse de su profesor, cuando necesitan orientación en algún tramite o incluso he realizado entrevistas, observaciones de clase y he leído los comentarios que hacen a sus profesores en la evaluación docente que hacen cada semestre para plantear estrategias de mejora. Sin embargo, en mi red me doy cuenta que no es fácil para los estudiantes ponerse en contacto conmigo, pues sólo tengo a unos cuantos en Facebook y cuando alguien recurre a mi tiene que ser físicamente, pero para ello debe de interrumpir sus clases para ir a mi oficina.

Respecto a mis jefes veo que los medios que ambos utilizan es diferente, por ejemplo el director recurre siempre al contacto físico, mientras que la subdirectora usa un sin fin de recursos digitales (Facebook, Twitter, Google Plus, Linkedin, WhatsApp, correo electrónico, drive, entre otros), los resultados son sorprendentes pues la subdirectora tiene una red de tipo internacional, mientras que el director mantiene una red de tipo local. Es entonces cuando me doy cuenta el papel de la tecnología para construir redes.

Pese a que yo ahora utilizo diferentes herramientas digitales, me doy cuenta que mi red de aprendizaje es limitada y también de tipo local, por tanto he reflexionado que no basta con utilizar estas herramientas, además se debe invertir tiempo de calidad para construir la red, y al decir calidad me refiero a buscar personas o redes con interés a fines o relacionados en la profesión.

Finalmente me doy cuenta que juego un rol importante (para mi) dentro de está red, pues lo mío es contribuir a la mejora de los procesos de enseñanza (docentes) y por tanto debo mejorar y optimizar mi interacción con los profesores, por lo cual he decidido crear grupos con los docentes utilizando diferentes herramientas digitales, valorando cual sería mejor opción de acuerdo a la participación de estos en la tecnología.


Para concluir, considero que el hecho de utilizar tecnología no quiere decir que tengamos una red amplia de aprendizaje o incluso mejoren nuestros procesos de aprendizaje, como muestra de ello dejo el siguiente video.









1 comentario:

  1. Brandy:

    Me parece interesante tu conclusión porque es importante tomar en cuenta que el tener y tener red no está determinada por las herramientas que utilizamos o no, podemos usar un sinfín de ellas y no estar en una red. Vemos como el uso de artefactos posibilita cosas, y en esta entrada es muy claro ver cómo la comunicación entre compañeros de trabajo se ve más favorecida por el uso de estas redes.

    Saludos

    ResponderEliminar

Gracias por compartir